La magia de la lectura

¡HOLA QUERIDO LECTOR!

Muy a menudo, sobre todo a los jóvenes, nos apetece más otras prácticas que la lectura. Sin embargo, desde siempre nos han puesto como obligación leernos libros que no eran los más adecuados para nosotros. Este factor es el responsable de que hoy en día se odie la lectura, puesto que se ve como algo aburrido y para nada estimulante.

A pesar de estos problemas, tenemos que seguir teniendo en mente que la lectura no es una simple práctica. Es, como la llamo yo, “La magia de tu nuevo yo”. Querido lector no me trates como un loco aún, déjame explicarte el significado de mi brillante frase. Intentaré expresarme de la mejor manera, quiero que tanto lo que me paso a mí te pase a ti. Tranquilo nos es ninguna calamidad.

Antes de que yo fuera un lector diario, me apasionaban otras actividades como jugar a la consola, irme con mis amigos, ver videos de you tube, etc. En cambio un día leí mi primer libro voluntario, se llama “El Método” de Neil Strauss. La temática del libro se basa en el arte de la seducción y realmente me atraía en esos momentos. El libro cambió radicalmente mi perspectiva de ver el mundo, la respuesta la encontré a través de un ¡LIBRO!

Tanto que me quejaba yo por leerme un libro y este me ayudo a mí. Desde entonces cambie, mi nuevo yo se fue construyendo a través de la lectura diaria. A medida que pasaban los días, tenía multitud de perspectivas y comencé a decantarme por aquellos caminos que iban más de acordes con mi ser. Al leer más, leía sobre diferentes temáticas: Autoayuda, desarrollo personal, conocimiento financiero, y más.

 Gracias a la lectura, ahora puedo saber que me gusta más, o menos. Además, puedo tener conversaciones con ideas de todo tipo, y aunque creeréis que soy un raro, recorro tantas historias y fantasías en mi cabeza cuando leo, que me ha llegado a apetecer más quedarme en casa que salir a la calle. Los abundantes beneficiosos que me ha aportado la lectura son innumerables, y por este mismo motivo confío en ella para mi desarrollo como persona tanto como mí escape de la realidad.

¿Sí me ha ayudado a mí, que soy bastante torpe, por qué no te va a ayudar a ti?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *